Saltear al contenido principal

El Colegio de Abogados de Cádiz debate los problemas jurídicos y civiles a los que se enfrentan cofradías y hermandades, dentro y fuera de la Semana Santa

El Aula de Cultura del Ilustre Colegio de Abogados de Cádiz (ICA Cádiz) acogió una nueva cita de “debate, reflexión y participación ciudadana” que, con motivo de la proximidad de la Semana Santa, se centró en las Cuestiones Jurídicas de Actualidad de las Hermandades y Cofradías. Así la describió el decano del ICA Cádiz, Pascual Valiente Aparicio, durante la inauguración y aprovechando su intervención agradeció al auditorio su asistencia, así como la participación en la misma, como ponentes, de cinco letrados gaditanos con dilatada experiencia en el mundo cofrade.

La mesa redonda estuvo conformada por los abogados Joaquín Olmedo Gómez, Antonio Moreno Sierra, Martín José García Sánchez, Juan Carlos Torrejón Belza y Juan Carlos Jurado Barroso, quien actuó como moderador. El debate tuvo como temas de arranque las normas fiscales a las que se ven sometidas las cofradías y hermandades, la protección de datos de sus miembros, la responsabilidad civil en cuanto a las salidas procesionales, así como el tratamiento a los menores en lo referente a permisos de sus progenitores y custodia por parte de las cofradías. Aunque durante la sesión salieron a la palestra otros temas más específicos en torno a experiencias vividas por los conferenciantes en sus respectivas hermandades.

Con respecto a la fiscalidad, todos los abogados coincidieron en una petición común como es la formación en este ámbito ya que plantea muchas dificultades en cuanto a su funcionamiento. Y es que, actualmente, una cofradía o hermandad, es tratada frente a Hacienda, el Ayuntamiento o Seguridad Social igual que una empresa, lo que las obliga a presentar impuestos, altas y bajas de posibles trabajadores, así como justificaciones en cuanto a proyectos subvencionados.  Antonio Moreno concluyó con la siguiente reflexión: “En la normativa canónica, estamos sujetos a la rigidez y el control que se exige desde la Iglesia a las hermandades en cuanto a composición y complejidad de tareas a las que se nos somete. De dentro hacia fuera, estamos sujetas al derecho en la vía civil y falta muchísima formación para las Juntas de Gobierno ya que tenemos una responsabilidad contractual dentro del tráfico jurídico.”

En el tratamiento de los menores dentro del mundo cofrade, varios temas suscitaron interés por parte del auditorio, como la responsabilidad civil en las salidas procesionales y los permisos por parte de los progenitores, fuesen o no pareja, con separaciones o divorcios de por medio. “En nuestra hermandad, por ejemplo, la ficha de alta del menor debe estar firmada por los dos padres, especificándose quién es el tutor en caso de separación o divorcio. Y con la misma ficha, adaptada a ley, respetamos la protección de datos. Siempre debe existir un consentimiento previo de ambos progenitores para que la hermandad no se enfrente a un posible problema legal. Por ello, insistimos en la necesidad de fomentar la formación jurídica ya que no todas las cofradías disponen de los mismos medios o cuentan con profesionales del Derecho dentro de ella”, explicó Torrejón Belza. En esta misma línea y aumentando la exposición, intervino el letrado Antonio Moreno: “Cuando procedemos a la salida procesional, debemos practicar la máxima diligencia posible en cuanto a la custodia o tutela de los menores; el niño debe tener una identificación en el interior de su túnica al igual que la persona delegada del control de las secciones en procesión debe conocer a los menores que lleve dentro de la misma.

Sobre la responsabilidad civil todos los ponentes coincidieron alabando el compromiso asumido desde el Consejo de Hermandades de Cádiz ya que, a diferencia de otras ciudades, “en la nuestra, cualquier persona que, por ejemplo, vaya cargando un paso, tiene cubierta una póliza de seguro tanto de responsabilidad civil como penal”, subrayó el moderador del debate y también abogado, Juan Carlos Jurado Barroso. A lo que añadió, a raíz del tema pero derivado de la responsabilidad de los Hermanos Mayores o la Junta de Gobierno ante salida procesional con amenaza de lluvia, el letrado Martín José García Sánchez: “Muchas veces, la crítica viene por parte de la prensa o la censura popular ante una salida procesional si hay riesgo de lluvia. Es mayor el riesgo de la censura popular que el riesgo de demanda  para un Hermano Mayor”.

Para cerrar la jornada de reflexión, intervino el abogado Joaquín Olmedo Gómez, abriendo las cuestiones relacionadas con la figura base, ante la jurisdicción civil, como es el registro de entidades religiosas. “Hoy en día, es fundamental estar en el registro de entidades religiosas y no todas las cofradías lo están. Porque nacemos al tráfico jurídico civil en el momento en el que se constituye una hermandad. Y pese a los bulos que se originan sobre que no pagamos IBI u otras tasas, lo cierto es que se nos aplica otra normativa, como es la Ley de Mecenazgo. Pero, además, estamos obligadas a otras directrices, como el pago del Impuesto de Sociedades y no estamos exentas de dar la cara antes deudas con Hacienda, el Ayuntamiento o Seguridad Social, en el caso de que las hubiese”, clausuró el ponente.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver arriba